¿Qué es un implante?

Un implante dental es una fijación, normalmente de titanio, que se coloca en el maxilar como sustituto de la raíz de un diente perdido y sobre el cual se coloca una pieza dental artificial.

¿Quién puede llevarlo?

En general, todas aquellas personas que hayan alcanzado el desarrollo máximo, es decir, a partir de los 18 o los 20 años.

¿Quién no puede?

Personas que padezcan enfermedades graves relacionadas con el metabolismo del hueso, infecciones concretas y tumores malignos, así como personas que estén recibiendo tratamiento con radioterapia o quimioterapia.

¿Qué hay que hacer antes de colocar un implante?

Sí, normalmente, el especialista realiza una radiografía completa de la boca para conocer el estado de la parte no visible del diente que ha de tratar. Sólo en casos específicos puede ser preciso realizar un TAC. El especialista también observará el estado de la mucosa oral y de la encía; de esta forma podrá valorar cuál es el mejor modo de colocar el implante.

¿Cómo es el proceso de colocación de implantes dentales?

Se trata de una sencilla intervención ambulatoria con anestesia local que se lleva a cabo en la misma consulta del odontólogo, siempre que ésta, evidentemente, se encuentre adaptada tanto en cuanto al material como a los profesionales que intervienen.

¿Cuánto dura la intervención?

La intervención en sí misma dura sólo unos treinta minutos si se trata de uno o pocos implantes, y de 45 a 90 minutos si se deben colocar muchos. Sin embargo, la experiencia del especialista y la dificultad del tratamiento pueden hacer variar estos rangos.

¿Cómo es el post-operatorio?

Lo cierto es que la colocación de implantes no debe presentar problemas una vez finalizada la intervención. El paciente no debería sentir prácticamente ninguna molestia, salvo durante la cicatrización de la herida. Por esta razón y para evitar complicaciones innecesarias, el especialista puede recetar antibióticos o antiinflamatorios y requerirá una buena limpieza de la zona tratada.

¿Puede producirse rechazo?

Normalmente, no. El organismo acepta en la mayoría de los casos el implante y sólo en un pequeñísimo porcentaje se produce un fallo en la integración con el hueso. En estos casos, no hay ningún problema en repetir la intervención. La experiencia y la buena práctica del especialista en el momento de la colocación del implante son primordiales para que esto no suceda.

¿Puede haber una reacción alérgica?

Hasta el momento, todos los estudios indican que los implantes, o más concretamente los materiales con que están hechos, como el titanio o la zirconia (utilizado en odontología holística), no provocan ningún tipo de alergia reconocido. Sin embargo, sí que pueden provocar alergias las coronas que se colocan encima de los implantes, siempre y cuando éstas no sean de materiales nobles.

¿Qué prótesis se pueden colocar en los implantes dentales?

Básicamente son dos los tipos de prótesis que aceptan los implantes: fijas y removibles. Estas prótesis pueden presentarse en distintos materiales y si son colocados como es debido proporcionan unos resultados óptimos.

¿De qué depende el precio del implante?

Hay varios factores que influyen en el precio pero fundamentalmente la calidad del mismo.

¿Hay que realizar un mantenimiento?

Una vez al año, el paciente debe acudir al dentista para realizar una revisión y comprobar que todo continúa funcionando correctamente, así como una higiene dental completa. Durante esta revisión, y con el fin de poder efectuar el mantenimiento sin problemas, puede ser necesario desatornillar las prótesis y realizar radiografías.

¿Qué es la oseointegración?

Cuando se habla de oseointegración en el ámbito de los implantes dentales se refiere a la integración del titanio con el hueso vivo, siempre y cuando no exista inflamación de los tejidos que lo rodean. Tras una cuidadosa intervención, el titanio y el hueso quedan soldados biológicamente. Actualmente, la oseointegración es exitosa prácticamente en un 97% de las intervenciones.

¿Se puede colocar un implante en el caso de que no haya hueso?

Afortunadamente, en la actualidad existen técnicas que permiten aumentar el volumen óseo. Gracias a esta regeneración ósea, el implante se fija en el espacio que ocupaba la raíz natural; esta colocación asegura que posteriormente el implante no se rompa ni que la prótesis se afloje.

¿Qué es la regeneración ósea?

Tras una extracción dental, el hueso que aguantaba el diente se reabsorbe. Gracias a la regeneración ósea mediante materiales osteoconductores, dicho hueso se recupera de forma natural y permite devolverlo a su estado original.

¿Se puede colocar un implante inmediatamente después de extraer el diente?

Es el especialista quien valora si es posible la colocación del implante tras la extracció o no. En dicha valoración intervienen distintos factores; en primer lugar, si existe infección en la zona. De haber una infección, es recomendable esperar para colocar el implante. En segundo lugar, el tipo de encía, la cual, de ser demasiado fina, también se recomienda dejar pasar un poco de tiempo antes de colocar el implante.

¿Se puede fumar tras la colocación de un implante?

Se ha demostrado que, con los años, el tabaco provoca la caída de implantes dentales, por lo que podemos afirmar que es completamente recomendable dejar de fumar si se ha colocado algún implante.

¿Qué son los implantes dentales de carga inmediata?

Se trata de la carga de un diente fijo sobre un implante acabado de colocar, es decir, justo después de la intervención o como máximo tras haber pasado 48 horas.

¿Cuánto dura un implante dental?

Es un tratamiento de larga duración, y ésta dependerá de la correcta higiene por parte del paciente y de atender a las revisiones periódicas que le indique el profesional.